¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

icono zona usuario servihogar Málaga    icono zona usuario servihogar Málaga     Facebook de Servihogar Málaga Empresa Mantenimiento Comunidades     Twitter de Servihogar Málaga Empresa Mantenimiento Comunidades     Youtube de Servihogar Málaga Empresa Mantenimiento Comunidades

logo-servihogarlogo-goextin

Más de mil clientes confían en nosotros

 Bienvenidos a nuestro Blog

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 

piscina-blogCon la llegada del buen tiempo, es el momento de disfrutar de la piscina. En los últimos años han proliferado las urbanizaciones que incluyen una piscina comunitaria. Es uno de los elementos de la Comunidad de Propietarios que más disfrute supone para los vecinos, pero también uno de los que más conflictos genera. La regulación de las piscinas de uso público se rige hoy en día por normas de carácter autonómico. Cada Comunidad Autónoma dispone de su propia normativa, con grandes diferencias entre sí. También hay que añadir las normas de algunos ayuntamientos que han aprobado ordenanzas municipales al respecto.

No hay criterio común sobre si son públicas; cada CC.AA. procede de modo distinto (en el caso de Andalucía se rige por el decreto 23/99 del 23 de febrero reglamento sanitario de las piscinas de uso colectivo). Sin embargo, la legislación vigente referente a las condiciones higiénico-sanitarias, técnicas y de seguridad en la mayoría de los casos sólo es aplicable a las piscinas de acceso público. Un alto porcentaje de comunidades de propietarios desconocen la obligatoriedad del Real Decreto 742/2013, de 27 de septiembre, que entró en vigor el 11 de diciembre de 2013 que establece que los usuarios de cualquier piscina pública o privada ubicada en territorio español, exigencia que también deben cumplir por lo tanto las comunidades de propietarios, deberán recibir información suficiente sobre cuestiones tan importantes para la salud como la calidad del agua de la piscina o las medidas correctoras y preventivas, las sustancias químicas utilizadas en el tratamiento, la existencia o no de socorrista y las direcciones y teléfonos de los centros sanitarios más cercanos y de emergencias.

En el caso de piscinas privadas de uso colectivo de una comunidad, es la propia comunidad de vecinos la que debe velar porque se cumplan todas las normas de salubridad que exige la ley y el responsable final es el presidente de la comunidad. Sus horarios y normas de uso están sujetos a lo previsto en el título constitutivo o en los estatutos de la comunidad de vecinos y, a falta de ellos, al acuerdo mayoritario adoptado en la pertinente Junta. Normalmente es en la Junta de vecinos donde se establece un manual de normas básicas a cumplir en las zonas comunes incluida la zona de baño. El usuario deberá seguir las instrucciones de los socorristas y cumplir las normas del Reglamento de Régimen Interno, que normalmente se exponen en carteles en el exterior e interior de las piscinas y que contienen unas normas básicas como son:

• No acceder a la zona destinada a bañistas con ropa o calzado de calle.

• Antes de cada baño es obligatorio el uso de la ducha.

• Mantener limpia las zonas comunes, esto significa no tirar papeles u otros desperdicios en la zona de baño.

• No se admiten animales a no ser que sean para ayuda a personas con discapacidad.

• No se admiten un exceso de colchonetas, flotadores de gran tamaño, tablas, pelotas etc.

• No suelen admitirse alimentos ni bebidas envasadas en vidrio.

• Los menores deben estar acompañados de un adulto en todo momento.

• Deben respetarse los horarios de descanso establecidos por la comunidad.

• Todas las instalaciones deben disponer de un horario delimitado de apertura y cierre.

Respecto a la contratación de socorristas, el artículo 25 del Decreto 23/1999 de 23 de febrero y su posterior modificación 141/2011 de 26 de abril, aprueban el Reglamento Sanitario de las Piscinas de Uso Colectivo en Andalucía y establecen obligatoriedad de disponer de socorrista en todas las piscinas de uso público o compartido con una superficie superior a 200 metros cuadrados de lámina de agua. Sin embargo no existe epígrafe sobre la obligatoriedad en piscinas comunitarias, por lo que normalmente los administradores y la propia comunidad se rigen por esta norma.

Hay algunos aspectos importantes que pueden verificar para saber si su piscina comunitaria cumple con la normativa vigente si su piscina está ubicada en un recinto donde haya más de 20 viviendas como son:

- Que los análisis mensuales estén publicados en un tablón de anuncios accesible a todos los usuarios.

- Que la piscina disponga de una escalera por ducha y que estas estén embutidas en obra sin que sobresalgan del perímetro de la piscina para que no exista riesgo de atrapamiento

- Que haya un skimmer por cada 25m2 de lámina de agua.

- Que exista un sistema de cloración y dosificación automático que mantengan los niveles de cloro y pH óptimos.

- Que haya un libro de piscina correctamente rellenos con las mediciones diarias, quincenales y mensuales.

- Que las marcas de profundidad sean visibles y se tengan en cuenta la profundidad mínima y máxima así como los cambios de pendiente del vaso de la piscina.

- Que la piscina sea accesible para minusválidos.

- Que existan baños de hombre, señora y minusválidos con todos sus accesorios como son: seca manos, dosificador de jabón y papel, barra de minusválidos, y botiquín completo y en fecha vigente de uso.

- Los motores de las piscinas deben poder filtrar el total de contenido del vaso en ciclos completos de 4 horas para que cumpla con la normativa. El agua a renovar de forma diaria deberá de ser al menos el 5% del total de volumen de la piscina. Tendrá que existir un medio (contador) para cuantificar este volumen de agua a renovar diariamente.

- La playa de la piscina deberá tener un ancho mínimo de 1.20cm.

- La piscina de adultos y la de chapoteo (infantil) deberán de disponer de una separación física que evite accidentes.

Además antes de la apertura debe realizarse un análisis del estado del agua y una desinsectación de la zona de césped si la tiene por una empresa especializada.  Con la nueva norma es obligatorio que se mida la turbidez del agua de forma diaria y que el personal que mantiene las piscinas tenga la formación necesaria que será determinada por la comunidad autónoma (en Andalucía aún por determinar).

En grupo Servihogar como especialistas en mantenimiento, y adaptación de piscinas a normativa podemos informales de todos estos aspectos y realizar sus proyectos técnicos de adaptación así como la realización de la obras necesarias para el cumplimento de la normativa vigente.

Manual de piscina uso público actualizado 2014

RD 742 2013 PISCINAS

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

empresa-1

C/ Caleta de Vélez, 43A

Pol. Ind. Santa Teresa

29004 Málaga

Telf. 952 23 46 86

Fax 952 24 41 80

www.servihogarmalaga.es by Servihogar Málaga